Lo que no se dio.

Podría darles a estos escritos el sentido de un diario, pero, aunque al inicio lo pensé, el desarrollo de este tomo otro rumbo e imprimí en las líneas símbolos e ideas alojadas de alguna misteriosa manera en mi mente. Contar mi vida todavía no conlleva la marca de lo significativo, de lo que importa, de…

De vuelta.

Regreso a este ejercicio de escritura diaria después de haberlo abandonado inconscientemente durante casi tres meses. La vida me dio un golpe enorme, un golpe limpio y certero que me mantuvo aturdido entre el dolor y la nostalgia durante varias semanas. Estoy de vuelta porque la escritura, siempre en compañía de la lectura, salva. No…

El primer día.

Nunca sé sobre qué escribir, o casi nunca. Las ideas llegan como cualquier pensamiento cuando no se hace nada. Mi mente muchas veces carece de ideas, pero siempre existe lenguaje dentro, siempre hay música -con letra o sin ella- que resuena y se repite durante horas hasta que otro pensamiento me invada por completo y…

La vida está en otra parte.

Durante estos años, a tan solo unas semanas de mi cumpleaños número veintiséis, no había reflexionado que la vida para mi siempre ha estado en otra parte. Soy un prófugo que intenta evadir a su familia, a sus amigos, a su país de nacimiento e incluso algunas veces intento fortuitamente escapar de mí mismo. No…

La página en blanco.

Las ansias de escribir llegan como la luz del sol que por las mañanas atraviesa la tenue transparencia de las cortinas de mi habitación. El deseo de escribir me cubre como el viento que exhala la noche, indicando que la lucha pírrica contra la oscuridad ha terminado y que el día ha resultado -como siempre-…

Un viaje.

Aquella noche no dormí, la angustia y la incertidumbre no hacían más que sumirme en un estado de desconcierto y total desamparo. Sí, había tomado la decisión de abandonar todo de un momento a otro, pero recaí en la duda, y el tiempo y la soledad no fueron los mejores consejeros. Mi llegada al aeropuerto…

La fragilidad.

Aquí estoy de nuevo en esta tarea interminable -como la vida, mientras dura- de escribirle al tiempo. Y digo de escribirle al tiempo porque lo hago para el porvenir, en un tiempo presente que al final se convierte en pasado. Escribo para lidiar con la frustración, para no sentir que la vida pasa sin sentido.…

Renuncia.

La vida está hecha de decisiones, su importancia es solamente mesurable cuando el tiempo ha pasado. Podemos afirmar que el destino no existe y que ante él se antepone el libre albedrio, sin embargo, ni siquiera es así. Nuestras ideas no vienen de nosotros, no son nuestras y mucho menos las decisiones que tomamos en…

Una idea.

No tengo la más remota idea de lo que quiero escribir, mas un impulso primitivo me obliga a hacerlo. Los días de no hacer nada se me han terminado, pues tres actividades al día, hasta ahora, se han convertido en obsesión. Me despierto tranquilamente para justo horas después, alarmadamente, darme cuenta de que el día…

Ya no la tengo.

Ya no la tengo, ya no está en mi vida y con su partida una parte de mí ha muerto. Ella no era para mí, y los sueños me lo decían. La constante falta de romanticismo me lo decía a gritos, pero yo no quería escuchar su sabia voz. El amor desaforado se nos quedó…