Ya no la tengo.

Ya no la tengo, ya no está en mi vida y con su partida una parte de mí ha muerto. Ella no era para mí, y los sueños me lo decían. La constante falta de romanticismo me lo decía a gritos, pero yo no quería escuchar su sabia voz. El amor desaforado se nos quedó…