Realidad y sueños.

Y mis sueños se funden con esta realidad intermitente, donde nada es, donde nada nace y donde nada muere. Julio terminó esa última frase y sintió que ya no podría escribir nada más por hoy, la jornada había sido larga: más de cuatro horas y aún no encontraba el final adecuado para que el cuento…