La página en blanco.

Las ansias de escribir llegan como la luz del sol que por las mañanas atraviesa la tenue transparencia de las cortinas de mi habitación. El deseo de escribir me cubre como el viento que exhala la noche, indicando que la lucha pírrica contra la oscuridad ha terminado y que el día ha resultado -como siempre- [...]

Una idea.

No tengo la más remota idea de lo que quiero escribir, mas un impulso primitivo me obliga a hacerlo. Los días de no hacer nada se me han terminado, pues tres actividades al día, hasta ahora, se han convertido en obsesión. Me despierto tranquilamente para justo horas después, alarmadamente, darme cuenta de que el día [...]