La página en blanco.

Las ansias de escribir llegan como la luz del sol que por las mañanas atraviesa la tenue transparencia de las cortinas de mi habitación. El deseo de escribir me cubre como el viento que exhala la noche, indicando que la lucha pírrica contra la oscuridad ha terminado y que el día ha resultado -como siempre-…