La fragilidad.

Aquí estoy de nuevo en esta tarea interminable -como la vida, mientras dura- de escribirle al tiempo. Y digo de escribirle al tiempo porque lo hago para el porvenir, en un tiempo presente que al final se convierte en pasado. Escribo para lidiar con la frustración, para no sentir que la vida pasa sin sentido.…

Realidad y sueños.

Y mis sueños se funden con esta realidad intermitente, donde nada es, donde nada nace y donde nada muere. Julio terminó esa última frase y sintió que ya no podría escribir nada más por hoy, la jornada había sido larga: más de cuatro horas y aún no encontraba el final adecuado para que el cuento…

Ya no la tengo.

Ya no la tengo, ya no está en mi vida y con su partida una parte de mí ha muerto. Ella no era para mí, y los sueños me lo decían. La constante falta de romanticismo me lo decía a gritos, pero yo no quería escuchar su sabia voz. El amor desaforado se nos quedó…

La lluvia, la ausencia y S.

Aprovecho estos momentos de calma. Este momento justo después de la tormenta que, a minutos de haber comenzado, me llevó a cerrar puertas y ventanas no sin antes aspirar el fuerte aroma que la lluvia esparce en contacto con las calles. La tormenta, el caos más cercano -y menos nocivo- que podemos tener, se vuelve…

De vuelta.

Esta noche los sueños tuvieron espeluznante motivo de llevarme de regreso a los años de mi infancia. Una época, sino carente de recuerdos, sí difíciles de traer de vuelta. No sé a partir de qué están motivados mis sueños, puede ser a partir de un aroma, de una imagen, del dolor intermitente que sin motivo…

Volver a ti.

Le he perdido el gusto a las cosas de la vida. Esas cosas que en su gran mayoría la gente considera dignas de vivirse. Y es que no significa que yo haya perdido el gusto por vivir, sino que encuentro placer solo en unas cuantas actividades que carecen de significado para los demás. Hoy me…