Un hombre afortunado.

Llevaba un hacha en la mano, vestía el uniforme de trabajo de todos los días, pantalones de mezclilla, zapatos negros y una camisa con el logo de la empresa estampado en el bolsillo de enfrente junto a su nombre y su puesto: “Director General”. Se había despertado a la misma hora de siempre, con el…

Una idea.

No tengo la más remota idea de lo que quiero escribir, mas un impulso primitivo me obliga a hacerlo. Los días de no hacer nada se me han terminado, pues tres actividades al día, hasta ahora, se han convertido en obsesión. Me despierto tranquilamente para justo horas después, alarmadamente, darme cuenta de que el día…

Ahora recuerdo.

Me vi en el reflejo del espejo de mi niñez: un video del niño que fui -o soy- hace más de veinte años, pues no tengo idea de la fecha, pero ese es mi cálculo. Me veo perdido en una multitud que es mi familia y a su vez, yo también me siento perdido. Mi…