El miedo a la muerte se hace más grande cuando los sueños se cumplen, cuando nos sentimos en casa, cuando encontramos al amor de nuestra vida. Tenemos miedo a la muerte cuando creemos que lo tenemos todo, cuando nos sentimos en la gloria y no existe cielo y muerte que se le compare. ¿teníamos miedo antes de nacer de estar vivos? La realización nunca llega a tiempo. Nunca vamos a estar satisfechos. Siempre queremos un poco más. No queremos un último suspiro, tampoco un último beso, un último sueño… queremos vivir por siempre, ¿hasta cuándo? ¿Cuándo es suficiente? ¿Cuándo la vida basta? Tengo la ferviente creencia, sin ser absolutamente creyente, que una vida es poca vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s