La ausencia del asombro.

Entre libros me sumerjo en lo que ya no me es ajeno. Esta habitación rodeada de palabras impresas en papel de páginas infinitas. Cuatro paredes que encierran una compleja y enriquecida amalgama de instantes y personas. ¿cuántos poemas son suficientes para sentirse en casa? Una memoria que no se desgasta, un recordar preciso de lo vivido que me da forma. Una percepción, por temporadas, emancipada de la realidad, que desconoce el presente y se alimenta constantemente de la nostalgia. Un despertar como pocos: revelador. Porque vivir en las antípodas ya no es vivir en el extranjero, y en días como estos, a partir de un descubrimiento terrenal, los extraños somos todos por no darnos cuenta de que estamos vivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s