Los prisioneros fueron llevados en vagones con aroma de agua, a las Islas Marías. Revueltas se enfoca en sus miedos, en sus hondos pensamientos, incesantes ante la realidad estremecedora. Gallegos es un asesino, o al menos eso se describe un poco, además de mezclar su infernal identidad con la de un periodista. ¿Acaso Revueltas se desdobla en estos cuatro o cinco personajes?

Rosario también es llevada con ellos, ella describe el vagón como el “cuarto de las monjas” donde la tía Clotilde la encerraba por haber hecho algo que manchaba el “honor” de la familia.

Rosario se inmerge en esta suerte de recuerdos, nacidos a partir del olor del vagón. Recuerda a su madre muerta, la tez pálida y venas moradas en el rostro, los ojos de Clotilde, mirándola, dándole ordenes, ya que ahora, con la muerte de su madre, ella se convertía en su protectora. Clotilde representa a la mujer temerosa de Dios, queriendo ser exacta, impasible, inmaculada, abogada de las buenas costumbres, utilizando el castigo, la tortura, como una tarea para enmendar sus pecados. Clotilde tiene miedo, y quiere transmitir ese miedo a Rosario.

Por el “honor de la familia”, Clotilde hace que le practiquen un aborto a Rosario, un hijo no nacido de Damián, un hombre casado que mancharía de por vida la consciencia de Rosario y los pecados de Clotilde necesitarán mas rezos para poder ser perdonados. -estoy condenada- seguro lo pensó, pero, en esa época, el “honor de la familia” debía ser defendido a cada costa. No pagará, no hay infierno, no hay castigo, mas que el de vivir en este mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s