16 de mayo.

Es maravilloso entrever que tu voz me llega a través de tus palabras. Lo que en su inicio era una simple página en blanco en la pantalla de un ordenador se transforma en emociones y recuerdos. Tu carta me llega desde lo más profundo de ti, y me envuelve con el fino y embriagante aroma del pasado. Yo también experimento la sensación de tener recuerdos fragmentados de ese tiempo. Fue mi primer año en Francia, en esta ciudad que se ha convertido en mi hogar. En Guadalajara dejé familia y amigos; amores y recuerdos, pero con la sensación de que sería momentáneo, como una pequeña pausa en mi vida. Sin embargo, esa pausa se ha prolongado durante más de dos años. Y creo que después de tanto tiempo el pasado ya no se recupera. Lo que significa que para mí la vida está en otra parte. La distancia y el tiempo consumieron una parte de mí. Esa parte se quedó en la ciudad que me vio nacer, vaga entre sus calles y en el recuerdo de cada una de las personas con las que compartí mi tiempo, y se va perdiendo poco a poco a medida que la ciudad cambia y en cuanto una persona me olvida. Me alegra saber que de alguna manera en tu mente y en tu corazón yo sigo vivo, presente a pesar de las circunstancias.

Debo admitir que yo dejé mi país con el ánimo de no volver. Durante los últimos meses antes de mi partida atravesé por un periodo de profunda depresión. Me encontraba perdido en el sinsentido, y mientras más trataba de encontrar un escape más me hundía en la oscuridad. Yo tenía sueños en los que, con una alegría inexplicable, me subía a un avión, con una maleta llena de libros y con poca ropa, hacía un lugar lejano, donde podía por fin ser yo mismo. No es que tuviera problemas con mi identidad, sino que mi entorno no me dejaba “crecer” como yo quería. Después de dos años empiezo a pensar que no he cambiado mucho, pero quizás quienes me conocieron en México noten en mí un irreversible cambio.

En cierta forma tú eras el único lazo que quería conservar en Guadalajara. Nos habíamos visto una sola vez, pero compartíamos un lazo tan fuerte como si nos hubiésemos conocido desde mucho antes. Me gustaba saber que sólo conocías una imagen muy superficial, y que te había salvado de conocer a mi yo triste y melancólico que no podía vivir más en el mismo entorno. No es que nunca quisiera verte, es que no quería abrigar esperanzas de un futuro regreso. Yo dejaba todo sin remordimientos, y así fue como lo hice. Tú llegaste en el momento justo. Percibí a alguien tan pasional en ti, por lo que me fue muy difícil alejarme de ti por completo. Pero yo estaba tan lejos para poder mantener mis vagas promesas.

Yo creo que el tiempo no lo cura todo. La mayoría de las veces eso que sentimos comienza a apagarse, a guardarse muy dentro de nosotros mismos. Pero no se cura, solo se guarda en un gran cuarto vacío al que cerramos con llave para no dejar salir ni entrar a nadie. Quizás sea por eso por lo que tu percepción de mí sea distinta, porque como tú, también yo he cambiado. No somos los mismos, aun así, hay algo que nos une. El tiempo y la ausencia -pues hay tanto que se dejó de decir- nos dejaron un vacío. De cierta manera dejamos de existir durante meses.

La felicidad es un estado al que se llega solo momentáneamente. Pocas veces nos damos cuenta de que la vida vale la pena ser vivida. No se puede vivir feliz, ni tampoco triste eternamente. Eres más fuerte que todas aquellas veces en las que te has quebrado. Sigues intacta, no te pierdes.

Tómate un descanso más frecuentemente, y escribe, pues así como la vida adquiere una pizca de sentido.

                                                                                                                      Israel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s