Nunca sabremos

Nunca sabremos lo que hubiera sido de nuestra historia, porque la vida -aunque lo deseemos- no es negociable. Las decisiones que tomamos pocas veces son reversibles. Cada una nos conduce hacia un sendero resbaladizo y en bajada, del cual es imposible detenerse. Así pasa la vida, como una larga caída hacia lo que no conocemos, pero que finalmente escogimos. Otras veces otros toman las decisiones por nosotros, y no nos queda más remedio que dejarnos caer con dirección a la penumbra, a lo que nos es extraño. La premisa que dice que nuestra vida y destino nos pertenecen no es del todo cierta. Terceros influyen en nuestro irreversible trayecto hacia la muerte, como cuando se vive una relación pasional y la persona amada deja de amarnos. Viene la separación obligada, pues una de las partes ha decidido renunciar al pacto tácito del amor, ya que este ha dejado de brotar en su interior y busca enamorarse nuevamente de alguien más; o simplemente seguir amándose a sí misma, libre, leve. Y lo peor es que nosotros nos quedamos con el contrato en mano, amando todavía con todas las de la ley, hasta poder renunciar apelando a los abogados del desamor, y dejando al tiempo curar las heridas para salvarse de la fuerte caída. Una descenso al infierno donde aprendemos a tener el corazón vacío, pues este ha dejado de sentir. Ya no duele porque la llama que lo hacía latir se extinguió en un instante. Seguiremos caminando por el sendero -si al caer no nos rompemos todos los huesos- buscando el fuego de una lámpara de inagotable aceite, que vuelva a encender esa latente llama del corazón enamorado. Se busca el amor porque se vive, y para muchos el no encontrarlo les hará pensar que la vida no tiene ningún sentido, evitando la sensación de sentirse solos y abandonados en este mundo siempre ajeno, al que fuimos lanzados sin ninguna consideración, sin que pudiéramos negarnos a nacer. Nadie pide nacer. Nadie quiere morir. O sí, muchas son las veces que queremos morirnos porque se sufre, pero también se goza en esta vida breve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s