Luna

Hablando de ti me pongo a pensar en que hace días no veo la luna. La bola grande y redonda que adorna el cielo con una luz que no le pertenece. Qué regalo más grande el saber que hay luz en la oscuridad. Tu carta se me había anunciado en sueños, y de no haberla recibido seguramente yo te habría escrito una. Me gusta pensar que hay una conexión a la vez invisible e intensa entre nosotros, entre el yo que escribe y el tú que lee. Debe ser porque en algún tiempo y en algún lugar nuestras vidas se confrontaron al inevitable amor, mismo que tomó una pausa pero que sigue presente entre los poemas que nos leíamos mutuamente por las noches y que iluminaban lo incomprensible. Cómo se puede amar en la distancia y pese al pasar del tiempo.

Saber de ti también ilumina. Y con esto podrás darte cuenta de que esta carta no para de aludir a la luz. Diré que eres diáfana, y que iluminas más que las luces de la Fête de Lumières. Una búsqueda rápida en internet te dará una imagen más precisa.

Me alegra saber que tu ánimo no ha decaído, y que lo alimentas con la esperanza de la danza y una confianza por momentos ciega en el futuro. El Arte le da sentido a la vida, y uno no puede resistirse a perderse en él. Yo por fin puedo decir que el arte de la pintura y escultura ya no me es ajeno, y que he aprendido que el placer que encuentro en los libros también se encuentra en las imágenes. Otra búsqueda fortuita por la red te mostrará las imágenes si tecleas a Zurbarán, Murillo, Dalí, El Greco, o Diego de Velázquez. Disculpa el haber puesto a Dalí fuera de época, pero al menos está bien entre sus compatriotas.

Sonrío al leer que los sueños se transforman en ansias. Y sé que ambas se cumplen. Por el momento te puedo adelantar que vivir fuera de tu país te mostrará que vivimos siempre en otra parte. Esto último no está en el buscador, así que tendrás que viajar sin ver para darte cuenta de lo que hablo.

Aprovecha para comprar más de un libro de Neuman, y de paso otro de Mircea Cartarescu. De esa manera podremos sentir que miramos el mundo con lo mismos ojos.

Gracias por escribirme, Luna. Un dejo de nostalgia me ha llevado a inmortalizar las ideas y los sentimientos en esta página que esperaba desde hace días para responderte. Espero tener más de ti, pues una carta siempre me motiva a escribir, y es maravilloso saber que puedes sacarme del silencio. Además, nunca se sabe qué más puede nacer del instante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s